Equipos de limpieza de cristales en altura
Premium Quality

 








DESCALCIFICADOR OSMOGLASS 1035 / 1044


Antetodo, vamos a explicar cual es realmente la función de un descalcificador.

Hay que tener en cuenta, que un descalcificador, no es apto por si solo para la limpieza de cristales ni de paneles solares. En nuestro caso, simplemente es un complemento para el mejor funcionamiento de un sistema de ósmosis inversa.

La función del descalcificador es, como su nombre indica, la de eliminar la cal del agua, la cual es perjudicial para las membranas de ósmosis. No elimina ningún otro mineral, por lo que si hicieramos una limpieza con un descalcificador, nos quedarían igualmente manchas en los cristales, producidas por los demás minerales que lleva el agua.

El descalcificador 1035 tiene una capacidad de resina de 35 litros, mientras que el 1044 es de 50 litros. Simplemente, uno permite descalcificar más litros de agua entre cada regeneración. El modelo más vendido es el 1035, ya que su capacidad es suficiente para, como mínimo, una jornada de trabajo, y es más manejable que su hermano mayor, el 1044.

El descalcificador, lo deberemos usar allí donde queramos utilizar un sistema de ósmosis, ya sea el Beginner o el Rod2+DS. No sería necesario en el caso de usar la Goliath, ya que ésta ya lo lleva incorporado.

Los descalcificadores OsmoGlass, disponen de válvula automática para una regeneración cómoda, y van montados en un práctico carro de aluminio para su fácil transporte.

Para usarlo, simplemente lo conectaremos intercalado entre la toma de agua y el equipo de ósmosis.