facebook icon twitter icon pinterest icon google plus

 Teléfono: (34) 931-666-360     Mail: info@osmoglass.com

saber

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad... 

Antes de nada queremos estar seguros que nuestro posible cliente sepa lo máximo sobre el funcionamiento de los sistemas de limpieza con agua pura.

Básicamente podemos decir que es un sistema con el cual limpiamos cristales en altura frotando con un cepillo y con la ayuda del agua pura...

Bueno, es más o menos esto, pero no tan sencillo como parece.

En el apartado  "que es el agua pura?", explicamos como obtener el agua pura, pero aquí queremos dejar claro y que se entienda lo máximo posible, que debemos saber sobre este tipo de equipos.

Por un lado, saber que hay sistemas de producción de agua mediante resinas de lecho mixto, también llamados desmineralizadores, y mediante ósmosis inversa, y en la mayoría de los casos, éstos últimos combinan como parte final del filtrado, la resina de lecho mixto.

Respecto a los equipos que funcionan con resinas, saber que son normalmente más económicos, pero debemos estar seguros del coste del mantenimiento. Para ello, debemos pedir alguna tabla que nos indique aproximadamente el consumo de resina en función de la dureza de agua.

Que es el agua pura?

El agua pura, es sencillamente el agua que no contiene ningún tipo de minerales ni partículas.

Podemos obtener agua pura de distintas formas: por evaporación, por desionización y por ósmosis inversa.

En OsmoGlass, fabricamos equipos que utilizan la desmineralización y equipos combinados de ósmosis inversa y desmineralización.

DESMINERALIZACIÓN:

Este proceso se realiza mediante un intercambio iónico utilizando una resina de lecho mixto.

El agua, cargada de minerales, pasa a través de una resina especial y mediante un proceso químico, se eliminan todos los minerales que ésta contiene. Lógicamente, este proceso no es infinito, y la resina llega un momento en que queda saturada y no permite más intercambio iónico favorable para la obtención de agua pura. En ese momento, debe ser regenerada. Este proceso, debe realizarse en una planta adecuada a esta labor, pero en España, desafortunadamente no es un sistema extendido y existen pocos lugares donde poder realizarlo. Además, esto supone, en la mayoría de los casos, un incremento del coste por el transporte del equipo hasta la planta de regeneración de resinas, con lo cual acaba siendo más rentable la sustitución de la misma.

Por ello, un desmineralizador, aunque tiene un coste inicial mucho más económico que un sistema de ósmosis, dependiendo con que agua trabajemos, puede resultar un equipo muy caro de mantener, perdiendo así su rentabilidad.

ÓSMOSIS INVERSA:

Este proceso se realiza mediante unas membranas de ósmosis. Al contrario que la desmineralización, se trata de un sistema de filtrado físico.

Las membranas, son unas láminas de distintos materiales plásticos, enrolladas en forma de espiral a través del cual pasa el agua, y ésta debe atravesar unas capas para poder llegar al centro de la membrana, por donde se obtiene agua pura en más de un 95% (dependiendo del modelo de membrana). Evidentemente, las membranas de ósmosis no son una solución para la obtención de agua pura por si solas y deben llevar un sistema de prefiltrado, y en los equipos de OsmoGlass, además llevan un sistema de post-filtrado, con lo cual si que obtenemos agua pura en más del 99%.

Calidad del agua

La cantidad total de minerales que contiene el agua puede medirse en ppm o microsiemens. Lo que medimos es la conductividad del agua, a más minerales, mayor conductividad. Nosotros lo hacemos en ppm. Para obtener una limpieza de calidad, es conveniente que la medición del agua pura producida, está por debajo de 20 ppm. Esto no es un valor exacto, ya que dependerá la calidad de esta limpieza, del grado de suciedad de la superficie, el uso de detergente y porcentaje, habilidad del operario, etc. y de la superficie a limpiar, ya que no vamos a necesitar la misma perfección en la limpieza de unos paneles solares, que en la limpieza de un escaparate. Por tanto, obteniendo una lectura superior a 20 ppm, podremos hacer la limpieza de paneles solares sin problemas, pero posiblemente no en otras superficies donde se requiera mayor calidad.

En OsmoGlass recomendamos el uso de detergente en la mayoría de limpiezas, excepto, por ejemplo, en la limpieza de huertos solares, donde la suciedad que encontramos está normalmente exenta de polución y es simplemente polvo. 

El que exista polución (grasa) en un cristal, hace que el agua pura que quede en él después de la limpieza, no escurra adecuadamente y quede adherida al cristal durante un tiempo prolongado, lo que hará que la gota de agua absorba polvo del ambiente, y finalmente, cuando ésta se evapore, nos dejará un cerco en el cristal, es decir, nos pueden quedar manchas. Si hacemos una limpieza con un producto detergente y después un aclarado, nos aseguramos siempre una limpieza perfecta.

Esto lo vemos claramente en todas las demostraciones que realizamos.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo Rechazar